RECIENTE

Estructura

Convención General de la Iglesia Episcopal 2006

Convención General de la Iglesia Episcopal 2006

Toda la Comunión Anglicana está organizada no con una jerarquía central como por ejemplo el Papado y la curia del Vaticano, sino, que toda la Comunión Anglicana está organizada a través del sistema más primitivo como se organizó la Iglesia y como hace también la Iglesia Ortodoxa que es el sistema de provincias.

Una provincia es una unificación de un número de diócesis de por lo menos 4 en una región geográfica del mundo. La Comunión Anglicana esta organizada en 38 provincias a través de todo el mundo. Muchas de las cuales tienen cientos de diócesis en cada provincia. Todas esas provincias a su vez están unidas en comunión con la Sede de Canterbury . Ya hay evidencia de que el cristianismo ya estaba establecido en Inglaterra desde el Siglo III. De manera que la Sede de Canterbury es una de las sedes más antiguas junto con Constantinopla, con Roma, Jerusalén y otros lugares. La Sede de Canterbury es la Sede del Arzobispo de Canterbury el cual, es el signo y líder espiritual de la Comunión Anglicana pero es el primero entre iguales “primus inter pares” primero entre iguales. Preside los organismos que gobiernan la Comunión Anglicana incluyendo la Conferencia de Obispos de Lambeth pero él es el primero entre iguales y todas las provincias tienen un primado o un arzobispo también que junto con el Arzobispo d e Canterbury conforman la reunión o la asamblea de los obispos primados de la Comunión Anglicana junto con otro organismo que se llama el Consejo Consultivo Anglicano en el cual participan laicos, sacerdotes y diáconos representando las 38 provincias. De manera que ese gobierno general de toda la Comunión Anglicana lo que es característicos en todas las diócesis y se l lama una autoridad compartida, un gobierno compartido de la Iglesia entere aquellas y aquellos que estan en las ordenes sagradas principalmente en el episcopado y los miembros laicos de la Iglesia que también tienen una función y un lugar en el gobierno de la misma.

Estructura de la Iglesia Episcopal

Estructura de la Iglesia Episcopal

Estructura de la Iglesia Episcopal

Muchas de las decisiones en la Iglesia Episcopal se hacen por un sistema democratico de elecciones realizado por personas que fueron elegidas dentro de sus comunidades para representarlas.

El liderazgo de nuestra Iglesia está organizado como lo indica nuestra tradición:

 – Hay un obispo(a) que es el líder de toda la Iglesia Episcopal, y su título es “Obispo(a) Presidente(a)”. Este Obispo Presidente conduce y sirve a la iglesia, no da ordenes.

– Una “diócesis” es una zona geográfica, como un estado. Cada diócesis tiene al menos un obispo que dirige sus iglesias y sus miembros. Estas iglesias son llamadas congregaciones, parroquias o misiones.

– El sacerdote que dirige una parroquia auto-sostenida se le llama: RECTOR, un sacerdote que dirige una parroquia o misión ayudada económicamente por la Diócesis se le llama: VICARIO.

– Cada diócesis tiene una convención anual que se reúne para evaluar el presente y planear el futuro de la diócesis. Los clérigos y laicos electos de la iglesia toman decisiones en estas convenciones.

– Cada tres años, existe una convención nacional general (En Estados Unidos). En esta convención, los representantes elegidos de cada diócesis (clero y laicos) se reúnen para tomar decisiones para el conjunto de la Iglesia Episcopal.

SISTEMA GUBERNAMENTAL DE LA IGLESIA EPISCOPAL, COMPARADO CON EL DEL GOBIERNO DE ESTADOS UNIDOS

 Paralelismo entre los dos cuerpos

Estados Unidos —– Iglesia Episcopal

Presidente ………….. Obispo/a Presidente
Congreso …………… Convención General
Senado ………………. Cámara de Obispos
Cámara de Representantes…. Cámara de Diputados
Estado ………….. Diócesis
Gobernador ……… Obispo
Legislatura Estatal … Convención Diocesana
Ciudad ………. Parroquia
Alcalde ….. Rector
Junta de la ciudad ……. Junta parroquial

Foto-0263

Convención de la Iglesia Episcopal Ecuatoriana – Diócesis Litoral 2011

Toda feligresía en la Iglesia Episcopal por su forma de gobierno democrático y representativo puede participar en el gobierno de toda parroquia, parroquia ayudada, misión o misión nueva incluyendo las capillas donde se reúna una congregación o una comunidad, para que haya algún tipo de organismo junto con el sacerdote llámese rector o vicario y tenga participación en el gobierno, la supervisión, la administración, la vida en común de esa comunidad de fe, y eso en los cánones se llama junta parroquial, se llama comité de la misión o comité del obispo.

Los cánones establecen que en toda parroquia, es decir, en aquellas feligresías que son autosuficientes en sus finanzas y en su auto sostenimiento haya una junta parroquial la cual tiene una inherencia y autoridad mayor que un comité de la misión puesto que en la parroquia todos los dineros que se desembolsa para el sostenimiento del sacerdote, los gastos inherentes a los beneficios de su pensión seguro de vida y cualquier otro beneficio inherente son producto de la parroquia misma. No reciben ninguna ayuda de la diócesis y por eso la junta parroquial tiene mayor autoridad mayor responsabilidad comenzando con su estructura que aunque esta presidida por el rector de la parroquia; sus componentes deben incluir a una persona que se llama guardián mayor que es la persona que va a ser un laico con mayor inherencia y preponderancia en la administración de la parroquia, guardián menor que también es un laico o una miembro de la iglesia que también va a tener mayor inherencia en la ayuda del guardián mayor o el rector en los diversos asuntos de la programación y administración de la parroquia e igualmente el resto de los miembros de la junta parroquial conforman ese grupo que electo por la reunión anual de la parroquia; no nombrados, electos vienen a ser representantes de esa comunidad de fe para el manejo de los asuntos temporales, administrativos, financieros, programáticos, etc. de esa parroquia.

Así que esa es la función de una junta parroquial y además de eso en el caso de las parroquias, los cánones proveen para que la parroquia tenga el privilegio de su participación junto con el obispo en la selección de la persona que sea su rector o rectora, el sacerdote o la presbítera que va a estar al frente de esa feligresía de esa parroquia es entonces entrevistada y es conocida en todos los aspectos en su funcionamiento por la junta parroquial para ser un elección la cual comunican al obispo y después que el obispo y ese sacerdote lleguen al entendimiento de que es la persona que acepta y la persona idónea para esa posición, el obispo extiende el nombramiento y se provee para que haya la instalación e intuición del rector y rectora.

De manera que esa es la estructura en todas las parroquias igualmente en las parroquias ayudadas. Cuando no hay un rector, en el caso de una vacante, los guardianes y la junta toman entonces mayor participación y autoridad en velar por el continuado funcionamiento de la feligresía en el orden administrativo , en el orden litúrgico, y sirven de enlace con el obispo de la diócesis en el proceso hacia que llegue un nuevo sacerdote a dicha parroquia.

Este primer punto enfatiza el gobierno que debe haber y la participación del laicado electo para conformar una junta parroquial.

Una Junta Parroquial debe expresar su opinión sobre el rector. No hay que dar todo por bueno. Es bueno la auto evaluación y la evaluación honesta y abierta. Es mejor que hacerlo a espaldas, como decimos, si hay alguna inconformidad, si hay algún error, si hay alguna problemática. Ese es el sitio para que se discuta y se hable en amor como nos exhorta nuestro Señor y el Apóstol San Pablo.

También la junta parroquial o el comité de la misión debe mantener al tanto al resto de la feligresía sobre los asuntos que se están tratando, los proyectos que hayan, los problemas que hayan y las necesidades que hayan y también los logros que hayan. No es un club cerrado, no es algo aparte, son los servidores de toda la feligresía para representarla para el bien común del funcionamiento de la feligresía. Y por eso es saludable que haya una buena línea de comunicación entre el rector o el vicario y la junta parroquial o el comité de la misión y a su vez con toda la feligresía. Que se rindan informes sobre la programación, sobre las finanzas sobre el estado de las promesas de ofrenda, sobre las necesidades de la feligresía de manera que la comunidad que es la iglesia pueda también ser participes de los asuntos administrativos ese grupo de persona que eligió para que lo representase en este concepto que se llama m ministerio compartido. De manera que la autoridad y el ministerio compartido es lo que todo miembro de una junta parroquial o de un comité de la misión debe tener en su mente que es lo que está haciendo, haciendo un ministerio para la Iglesia y por ende para nuestro Señor.

Así pues, toda feligresía de nuestra diócesis, y como dije, de toda la Iglesia Episcopal y de toda la Comunión Anglicana debe tener conciencia de la existencia y el buen funcionamiento de su junta parroquial; si es una parroquia o parroquia ayudada o de su comité de la misión si es una misión organizada o el comité del obispo; si es una misión nueva o una misión en formación.

Todas esas personas en cualquier estatus canónico que se encuentre la feligresía tienen igual responsabilidad. No es que los que están en una junta parroquial tiene mas responsabilidad que los que están en un comité de la misión. Todos tenemos la misma responsabilidad de hacer nuestra participación y aporte algo significativo. Y algo que debe hacer la junta parroquial o el comité de la misión o el comité del obispo junto con el sacerdote es formular los objetivos y el plan de trabajo de la feligresía. No es meramente llegar el domingo y dar la misa. Es lo que tiene que hacer la feligresía en el aspecto litúrgico, en el aspecto pastoral con los jóvenes, con los niños, con los ancianos y con la comunidad. ¿Que es la misión de esa feligresía para representar a Cristo en ese lugar? ¿Cuáles son sus metas y objetivos? ¿Cómo es la comunidad donde está? o es que ¿están en una burbuja? ¿Cómo es esa comunidad? ¿Está cambiando? ¿Está llegando gente nueva? ¿Cómo podemos llegar más a la comunidad? ¿Cómo podemos identificar las necesidad que tiene la comunidad? Esto, de tal manera que podamos de alguna manera empezar a servirla y hacer sentir y como podemos hacer que la comunidad sepa que la iglesia que esta allí no es un club aparte, un club de santurrones separados, sino que son hijos e hijas de Dios, pecadores redimidos por la sangre de Cristo que están allí como parte del Cuerpo de Cristo que es la Iglesia para servir a todos y a todas.