RECIENTE

En que creemos

BOSQUEJO DE FE

 

1. Creemos en el Dios Trino
Hay un solo Dios, que se auto reveló como tres personas, “de una sustancia poder y eternidad”, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.
2. Creemos en Dios: Creador, Redentor y Santificador
  • El llamamiento de un pueblo con el cual hizo un pacto, es decir, Israel.
  • La venida de Jesucristo para redimirnos.
  • El derramamiento del Espíritu Santo para santificarnos.
  • El surgimiento y la edificación de la Iglesia para ofrecerle culto y dar testimonio en el mundo.
3. Afirmamos que la palabra se hizo carne. Creemos en Jesucristo único Salvador y dador de vida
  • Hijo encarnado de Dios, nacido de la Virgen María
  • Resucitado de los muertos corporalmente, y ahora reinando en gloria
  • El es a la vez el Jesús de la historia y el Cristo de las Escrituras
  • El único mediador entre Dios y la humanidad
  • Fuente de la salvación y el dador de vida eterna a la iglesia universal.
4. La autoridad de la Biblia
Las Escrituras canónicas del Antiguo y Nuevo Testamento son “la Palabra de Dios escrita” inspirada y autorizada, verdadera y confiable, coherente y suficiente para la salvación.
5. La Iglesia de Dios
  • La familia de Dios
  • Cuerpo de Cristo
  • Templo del Espíritu Santo
6. La nueva vida en Cristo

Dios hizo a los seres humanos a su imagen divina, para que pudieran glorificarse y gozarse en El para siempre.

7. El Ministerio en la Iglesia

El Espíritu Santo otorga dones diferentes y distintivos a todos los cristianos con el propósito de glorificar a Dios y edificar su iglesia en la verdad y el amor.

8. El culto de la iglesia

Es la alabanza y la acción de gracias por todas las cosas buenas, la proclamación y celebración de la gloria de Dios y de Jesucristo, la oración por las necesidades humanas y por el avance del reino de Cristo, y el ofrecimiento de nosotros mismos como sacrificios vivos.

9. La prioridad del Evangelismo

 

Evangelizar significa: proclamar a Jesucristo como Salvador Divino, Señor y Amigo, de tal manera a invitar a la gente a acercarse a Dios por medio de El, rendirle culto, servirle y a buscar el poder del Espíritu Santo, para su vida de discipulado,  en la comunidad de la Iglesia.

 

10. La familia y el llamado al celibato

El amor, la intimidad, el crecimiento hacia la madurez, la estabilidad de la mujer, el hombre y los niños, todos reciben su orientación divina a través del núcleo familiar.

El celibato es también digno de respeto como un don de Dios y una vocación santa. En nuestra Iglesia esta forma de vida es opcional.

11. El nuevo comienzo

La fe es necesaria tanto para la renovación anglicana, como para la proclamación eficaz de las Buenas Noticias de Jesucristo, en el poder del Espíritu Santo.

BOSQUEJO DE FE

La Naturaleza Humana

P. ¿Qué somos por naturaleza?
R. Somos parte de la creación de Dios y hechos a su imagen.

P. ¿Qué significa ser creados a la imagen de Dios?
R. Significa que somos libres para tomar decisiones; es decir, amar, crear, razonar y vivir en armonía con la creación y con Dios.

P. Entonces ¿por qué vivimos separados de Dios y en desacuerdo con la creación?
R. Porque desde el principio, los seres humanos han hecho mal uso de su libertad, y han tomado decisiones equivocadas.

P. ¿Por qué no usamos nuestra libertad como debemos?
R. Porque nos rebelamos contra Dios y nos colocamos en su lugar.

P. ¿Qué auxilio hay para nosotros?
R. Nuestro auxilio está en Dios.

P. ¿Cómo nos auxilió Dios desde el principio?
R. Desde el principio, Dios nos auxiliaba revelándose a sí mismo y su voluntad, a través de la naturaleza y la historia, por medio de muchos videntes y santos, y especialmente por los profetas de Israel.

Arriba

Dios Padre

P. ¿Qué aprendemos en la revelación a Israel acerca de Dios como creador?
R. Aprendemos que hay un solo Dios, Padre todopoderoso, creador de cielo y tierra, y de todo lo visible e invisible.

P. ¿Qué significa esto?
R. Significa que el universo es bueno, y que es la obra de un solo Dios amoroso, que lo crea, sostiene y dirige.

P. ¿Qué significa esto con respecto a nuestro lugar en el universo?
R. Significa que el mundo pertenece a su creador; y que nosotros somos llamados a disfrutarlo y cuidarlo de acuerdo con los designios de Dios.

P. ¿Qué significa esto con respecto a la vida humana?
R. Significa que todas las personas son dignas de respeto y honra, porque todas son creadas a imagen de Dios, y todas pueden responder a su amor.

P. ¿Cómo nos ha sido transmitida esta revelación?
R. La revelación ha sido transmitida por medio de una comunidad creada por un pacto con Dios.

Arriba

El Antiguo Pacto

P. ¿Qué quiere decir un pacto con Dios?
R. Un pacto con Dios es una relación iniciada por él, a la que un pueblo responde por fe.

P. ¿Cuál es el Antiguo Pacto?
R. El Antiguo Pacto es aquél dado por Dios al pueblo hebreo.

P. ¿Qué le prometió Dios a ese pueblo?
R. Dios le prometió que sería su pueblo para traer a todas las naciones de la tierra hacia él.

P. ¿Qué exigió Dios del pueblo escogido?
R. Dios exigió que el pueblo escogido fuera fiel; que amara la justicia, practicara la misericordia y caminara humildemente con su Dios.

P. ¿Dónde puede encontrarse este Antiguo Pacto?
R. El Pacto con el pueblo hebreo se encuentra en los libros que llamamos el Antiguo Testamento.

P. ¿En qué parte del Antiguo Testamento se manifiesta con mayor claridad la voluntad de Dios para con nosotros ?
R. La voluntad de Dios para con nosotros se manifiesta con mayor claridad en los Diez Mandamientos.

Arriba

Los Diez Mandamientos

P. ¿Qué son los Diez Mandamientos?
R. Los Diez Mandamientos son las leyes dadas a Moisés y al pueblo de Israel.

P. ¿Qué aprendemos de estos mandamientos?
R. Aprendemos dos cosas: nuestro deber para con Dios y nuestro deber para con nuestro prójimo.

P. ¿Cuál es nuestro deber para con Dios?
R. Nuestro deber para con Dios es creer y confiar en él:

I.-    Amar y obedecer a Dios, y traer a otros a conocerle;
II.-  No poner nada en lugar de Dios;
III.- Respetar a Dios en pensamiento, palabra y obra;
IV.-  Y apartar regularmente ocasiones para adorar, orar y estudiar los caminos de Dios.

P. ¿Cuál es nuestro deber para con el prójimo?
R. Nuestro deber para con el prójimo es amarle como a nosotros mismos, y hacer con él según     queremos que haga con nosotros:

V.-  Amar, honrar y ayudar a nuestros padres y familiares; respetar a las autoridades y
obedecer lo que justamente dispongan;
VI.- Respetar la vida que Dios nos ha dado; orar y trabajar por la paz; eliminar del corazón toda malicia, prejuicio y odio; y ser bondadosos con todas las criaturas de Dios;
VII.- Usar nuestros apetitos corporales según la voluntad de Dios;
VIII.- Ser honestos y justos en todos nuestros tratos; buscar la justicia, la libertad y lo que es necesario para la vida de todos; y usar nuestros talentos y bienes, conscientes de que vamos a rendir cuenta de éstos a Dios;
IX.- Decir la verdad y no confundir a otros por nuestro silencio;
X.-   Resistir toda tentación de envidia, avaricia y celos; regocijarnos en los talentos y virtudes de otros; y cumplir nuestro deber por amor a Dios, quien nos ha llamado a comunión con él.

P. ¿Cuál es el propósito de los Diez Mandamientos?
R. Los Diez Mandamientos fueron dados para definir nuestra relación con Dios y el prójimo.

P. ¿De qué nos sirven, si no los cumplimos plenamente?
R. Al no cumplirlos plenamente, vemos con más claridad nuestro pecado y la necesidad de nuestra redención.

Arriba

Pecado y Redención

P. ¿Qué es el pecado?
R. El pecado es seguir nuestra voluntad en lugar de la voluntad de Dios, deformando así nuestra relación con él, con las otras personas y con toda la creación.

P. ¿Cómo nos domina el pecado?
R. El pecado nos domina porque perdemos nuestra libertad al deformarse nuestra relación con Dios.

P. ¿Qué es la redención?
R. La redención es la acción de Dios que nos libera del dominio del mal, del pecado y de la muerte.

P. ¿Cómo nos preparó Dios para la redención?
R. Dios envió a sus profetas para invitarnos a volver a él, mostrarnos la necesidad de nuestra redención y anunciarnos la venida del Mesías.

P. ¿Qué queremos decir por el Mesías?
R. El Mesías es el que fue enviado por Dios para liberarnos del dominio del pecado, a fin de que, con el auxilio de Dios, vivamos en armonía con él, con nosotros mismos, con nuestro prójimo y con toda la creación.

P. ¿Quién creemos es el Mesías?
R. El Mesías, o el Cristo, es Jesús de Nazaret, el único Hijo de Dios.

Arriba

Dios Hijo

P. ¿Qué significa decir que Jesús es el único Hijo de Dios?
R. Esto significa que Jesús es la única imagen perfecta del Padre, y que nos manifiesta la naturaleza de Dios.

P. ¿Cuál es la naturaleza de Dios revelada en Jesús?
R. Dios es amor.

P. ¿Qué queremos decir al afirmar que Jesús fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo y nació de la Virgen María?
R. Queremos decir que por la propia acción de Dios, su divino Hijo recibió nuestra naturaleza humana de la Virgen María, su madre.

P. ¿Por qué tomó él nuestra naturaleza humana?
R. El divino Hijo se hizo humano para que en él todos los seres humanos sean adoptados como hijos de Dios y hechos herederos de su reino.

P. ¿Cuál es la gran importancia del sufrimiento y la muerte de Jesús?
R. Por su obediencia hasta el sufrimiento y la muerte, Jesús ofreció el sacrificio que nos era imposible ofrecer; en él somos liberados del dominio del pecado y reconciliados con Dios.

P. ¿Cuál es el significado de la resurrección de Jesús?
R. Por su resurrección, Jesús venció a la muerte y nos abrió el camino de la vida eterna.

P. ¿Qué queremos decir al afirmar que él descendió a los infiernos?
R. Queremos decir que él estuvo entre los muertos, y les ofreció a ellos también los beneficios de la redención.

P. ¿Qué queremos decir al afirmar que él subió a los cielos y está sentado a la diestra del Padre?
R. Queremos decir que Jesús llevó nuestra naturaleza humana hasta el cielo, donde reina ahora con el Padre e intercede por nosotros.

P. ¿Cómo podemos participar en su triunfo sobre el pecado, el sufrimiento y la muerte?
R. Participamos en su triunfo al ser bautizados en el Nuevo Pacto, y hechos miembros vivos de Cristo.

Arriba

El Nuevo Pacto

P. ¿Qué es el Nuevo Pacto?
R. El Nuevo Pacto es la nueva relación con Dios, dada por Jesucristo, el Mesías, a los apóstoles y, por ellos, a todos los que creen en él.

P. ¿Qué prometió el Mesías en el Nuevo Pacto?
R. Cristo prometió llevarnos al reino de Dios y darnos vida en toda su plenitud.

P. ¿Qué respuesta exigió Cristo?
R. Cristo nos exigió que creyéramos en él y guardáramos sus mandamientos.

P. ¿Cuáles son los mandamientos enseñados por Cristo?
R. Cristo nos enseñó el Sumario de la Ley y nos dio el Mandamiento Nuevo.

P. ¿Cuál es el Sumario de la Ley?
R. Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el primero y el grande mandamiento. El segundo es éste: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.

P. ¿Cuál es el Mandamiento Nuevo?
R. El Mandamiento Nuevo es que nos amemos los unos a los otros, como Cristo nos ha amado.

P. ¿Dónde podemos encontrar lo que los cristianos creemos acerca de Cristo?
R. Lo que los cristianos creemos acerca de Cristo se encuentra en las Sagradas Escrituras y se resume en los credos.

Arriba


Los Credos

P. ¿Qué son los credos?
R. Los credos son declaraciones de nuestras creencias básicas acerca de Dios.

P. ¿Cuántos credos usa esta Iglesia en su culto?
R. Esta Iglesia en su culto usa dos credos: El Credo de los Apóstoles y el Credo Niceno.

P. ¿Cuál es el Credo de los Apóstoles?
R. El Credo de los Apóstoles es el antiguo credo del Bautismo. Se usa en el culto diario de la Iglesia para recordar nuestro Pacto Bautismal.

P. ¿Cuál es el Credo Niceno?
R. El Credo Niceno es el credo de la Iglesia universal y se usa en la Eucaristía.

P. Entonces ¿cuál es el Credo de San Atanasio?
R. El Credo de San Atanasio es un antiguo documento que proclama la naturaleza de la Encarnación y de Dios en Trinidad.

P. ¿Qué es la Trinidad?
R. La Trinidad es un solo Dios: Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Arriba

El Espíritu Santo

P. ¿Quién es el Espíritu Santo?
R. El Espíritu Santo es la Tercera Persona de la Trinidad, Dios actuando continuamente en el mundo y en la Iglesia.

P. ¿Cómo se revela el Espíritu Santo en el Antiguo Pacto?
R. El Espíritu Santo se revela en el Antiguo Pacto como el dador de vida, Aquél que habló por los profetas.

P. ¿Cómo se revela el Espíritu Santo en el Nuevo Pacto?
R. El Espíritu Santo se revela como el Señor que nos guía en toda verdad y nos capacita para crecer en la semejanza de Cristo.

P. ¿Cómo reconocemos la presencia del Espíritu Santo en nuestras vidas?
R. Reconocemos la presencia del Espíritu Santo cuando confesamos a Jesucristo como Señor, y somos traídos al amor y armonía con Dios, con nosotros mismos, con nuestros prójimos y con toda la creación.

P. ¿Cómo reconocemos las verdades enseñadas por el Espíritu Santo?
R. Reconocemos como verdades enseñadas por el Espíritu Santo las que están de acuerdo con las Escrituras.

Arriba

Las Sagradas Escrituras

P. ¿Qué son las Sagradas Escrituras?
R. Las Sagradas Escrituras, comúnmente llamada la Biblia, son los libros del Antiguo y Nuevo Testamento. Frecuentemente se incluyen en la Biblia otros libros llamados apócrifos (La Apócrifa o Libros Deuterocanónicos).

P. ¿Qué es el Antiguo Testamento?
R. El Antiguo Testamento consiste en los libros escritos por el pueblo del Antiguo Pacto, bajo la inspiración del Espíritu Santo, para mostrar a Dios actuando en la naturaleza y la historia.

P. ¿Que es el Nuevo Testamento?
R. El Nuevo Testamento consiste en los libros escritos por el pueblo del Nuevo Pacto, bajo la inspiración del Espíritu Santo, para dar a conocer la vida y enseñanzas de Jesús y proclamar las Buenas Nuevas del Reino a todos los pueblos.

P. ¿Qué es la Apócrifa?
R. La Apócrifa es una colección de libros adicionales, escritos por el pueblo del Antiguo Pacto y usados en la Iglesia cristiana.

P. ¿Por qué llamamos a las Sagradas Escrituras la Palabra de Dios?
R. Las llamamos Palabra de Dios porque él inspiró a sus autores humanos, y todavía nos sigue hablando por medio de la Biblia.

P. ¿Cómo entendemos el significado de la Biblia?
R. Entendemos el significado de la Biblia con la ayuda del Espíritu Santo, quien guía a la Iglesia en la correcta interpretación de las Escrituras.

Arriba

La Iglesia

P. ¿Qué es la Iglesia?
R. La Iglesia es la comunidad del Nuevo Pacto.

P. ¿Cómo se describe la Iglesia en la Biblia?
R. La Iglesia se describe como el Cuerpo, del cual Jesucristo es la Cabeza y del cual todas las personas bautizadas son miembros. Es llamada Pueblo de Dios, Nueva Israel, nación santa, sacerdocio real, columna y fundamento de la verdad.

P. ¿Cómo se describe la Iglesia en los Credos?
R. La Iglesia se describe como una, santa, católica y apostólica.

P. ¿Por qué se describe la Iglesia como una?
R. La Iglesia es una porque es un Cuerpo, bajo una Cabeza, nuestro Señor Jesucristo.

P. ¿Por qué se describe la Iglesia como santa?
R. La Iglesia es santa porque el Espíritu Santo mora en ella, consagra a sus miembros y los guía a efectuar la obra de Dios.

P. ¿Por qué se describe la Iglesia como católica?
R. La Iglesia es católica porque proclama toda la Fe a todos los pueblos, hasta el fin de los tiempos.

P. ¿Por qué se describe la Iglesia como apostólica?
R. La Iglesia es apostólica porque continúa en la enseñanza y comunión de los apóstoles, y es enviada a llevar la misión de Cristo a todos los pueblos.

P. ¿Cuál es la misión de la Iglesia?
R. La misión de la Iglesia es restaurar a todos los pueblos a la unión con Dios y unos con otros en Cristo.

P. ¿Cómo lleva a cabo la Iglesia su misión?
R. La Iglesia lleva a cabo su misión al orar y rendir culto, al proclamar el Evangelio, y al promover la justicia, la paz y el amor.

P. ¿Mediante quién lleva a cabo la Iglesia su misión?
R. La Iglesia lleva a cabo su misión mediante el ministerio de todos sus miembros.

Arriba

El Ministerio

P. ¿Quiénes son los ministros de la Iglesia?
R. Los ministros de la Iglesia son los laicos, los obispos, los presbíteros y los diáconos.

P. ¿Cuál es el ministerio de los laicos?
R. El ministerio de los laicos es representar a Cristo y su Iglesia; dar testimonio de él dondequiera que estén; según los dones que hayan recibido, efectuar la obra reconciliadora de Cristo en el mundo; y ocupar su lugar en la vida, el culto y el gobierno de
la Iglesia.

P. ¿Cuál es el ministerio del obispo?
R. El ministerio del obispo es representar a Cristo y su Iglesia, especialmente como apóstol, sacerdote principal y pastor de una diócesis; velar por la fe, unidad y disciplina de toda la Iglesia; proclamar la Palabra de Dios; actuar en nombre de Cristo para la
reconciliación del mundo y la edificación de la Iglesia; y ordenar a otros para continuar el
ministerio de Cristo.

P. ¿Cuál es el ministerio del presbítero o sacerdote?
R. El ministerio del presbítero es representar a Cristo y su Iglesia, especialmente como pastor del pueblo; participar con el obispo en el gobierno de la Iglesia; proclamar el Evangelio; administrar los sacramentos; bendecir y declarar el perdón en nombre de Dios.

P. ¿Cuál es el ministerio del diácono?
R. El ministerio del diácono es representar a Cristo y SU Iglesia, especialmente como servidor de los necesitados; y ayudar a los obispos y presbíteros en la proclamación del Evangelio y la administración de los sacramentos.

P. ¿Cuál es el deber de todo cristiano?
R. El deber de todo cristiano es seguir a Cristo; reunirse cada semana para el culto comunitario; y trabajar, orar y ofrendar para la extensión del reino de Dios.

Arriba


Oración y Culto

P. ¿Qué es la oración?
R. La oración es la respuesta a Dios, por pensamiento y obra, con o sin palabras.

P. ¿Qué es la oración cristiana?
R. La oración cristiana es la respuesta a Dios el Padre, por medio de Jesucristo, en el poder del Espíritu Santo.

P. ¿Cuál es la oración que Cristo nos enseñó?
R. Nuestro Señor nos dio el modelo de oración conocido como el Padre Nuestro.

P. ¿Cuáles son las principales clases de oración?
R. Las principales clases de oración son: adoración, alabanza, acción de gracias, penitencia, oblación, intercesión y petición.

P. ¿Qué es la adoración?
R. La adoración es la elevación del corazón y la mente hacia Dios, sin pedir nada sino gozar de su presencia.

P. ¿Por qué alabamos a Dios?
R. Alabamos a Dios, no para obtener algo, sino porque el Divino Ser nos inspira a alabarle.

P. ¿Por qué damos gracias?
R. Damos gracias a Dios por todas las bendiciones de esta vida, por nuestra redención y por todo lo que nos acerca más a él.

P. ¿Qué es la penitencia?
R. En la penitencia confesamos nuestros pecados y, en todo lo posible, hacemos restitución con la intención de enmendar nuestras vidas.

P. ¿Qué es la oración de oblación?
R. La oblación es la ofrenda de nosotros mismos, nuestras vidas y trabajos, en unión con Cristo, para los propósitos de Dios.

P. ¿Qué son la intercesión y la petición?
R. La intercesión presenta ante Dios las necesidades de los demás; y en la petición le presentamos nuestras propias necesidades, para que se haga su voluntad.

P. ¿Qué es el culto comunitario?
R. En el culto comunitario nos unimos con otros para reconocer la santidad de Dios, escuchar su Palabra, ofrecer oraciones y celebrar los sacramentos.

Arriba

Los Sacramentos

P. ¿Qué son los sacramentos?
R. Los sacramentos son signos externos y visibles de una gracia interna y espiritual, dados por Cristo como medios seguros y eficaces por medio de los cuales recibimos esa gracia.

P. ¿Qué es la gracia?
R. La gracia es el favor de Dios para con nosotros, que no hemos ganado ni merecido. Por medio de la gracia Dios perdona nuestros pecados, ilumina nuestras mentes, aviva nuestros corazones y fortalece nuestras voluntades.

P. ¿Cuáles son los dos sacramentos mayores del Evangelio?
R. Los dos sacramentos mayores que legó Cristo a su Iglesia son el Santo Bautismo y la Santa Eucaristía.

Arriba

Santo Bautismo

P. ¿Qué es el Santo Bautismo?
R. El Santo Bautismo es el sacramento por el cual Dios nos adopta como hijos suyos, y nos hace miembros del Cuerpo de Cristo, la Iglesia, y herederos del reino de Dios.

P. ¿Cuál es el signo externo y visible en el Bautismo?
R. El signo externo y visible en el Bautismo es el agua, en la cual la persona es bautizada en el Nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo.

P. ¿Cuál es la gracia interna y espiritual en el Bautismo?
R. La gracia interna y espiritual en el Bautismo es la unión con Cristo en su muerte y resurrección, el nacimiento en la familia de Dios, la Iglesia, el perdón de los pecados y la nueva vida en el Espíritu Santo.

P. ¿Qué se requiere de nosotros en el Bautismo?
R. Se requiere que renunciemos a Satanás, nos arrepintamos de nuestros pecados y aceptemos a Jesús como nuestro Señor y Salvador.

P. ¿Por qué, entonces, son bautizados los infantes?
R. Los infantes son bautizados para que compartan la ciudadanía del Pacto, la relación con Cristo y la redención divina.

P. ¿Cómo se hacen y cumplen las promesas hechas en nombre de los infantes?
R. Las promesas son hechas en nombre de los infantes por los padres y padrinos, quienes garantizan que éstos crecerán dentro de la Iglesia, para conocer a Cristo y poderle seguir.

Arriba

Santa Eucaristía

P. ¿Qué es la Santa Eucaristía?
R. La Santa Eucaristía es el sacramento ordenado por Cristo como memorial perpetuo de su vida, muerte y resurrección, hasta que vuelva.

P. ¿Por qué a la Eucaristía se le llama sacrificio?
R. Porque la Eucaristía, el sacrificio de alabanza y acción de gracias de la Iglesia, es el medio por el que se hace presente el sacrificio de Cristo, y en el cual nos une a la única oblación de sí mismo.

P. ¿Por cuáles otros nombres se conoce la Santa Eucaristía?
R. La Santa Eucaristía se conoce como la Cena del Señor y la santa Comunión; también se le conoce como la Divina Liturgia, la Misa y la Anáfora.

P. ¿Cuál es el signo externo y visible en la Eucaristía?
R. El signo externo y visible en la Eucaristía es el pan y el vino, dados y recibidos según el mandato de Cristo.

P. ¿Cuál es la gracia interna y espiritual conferida en la Eucaristía ?
R. La gracia interna y espiritual en la Santa Comunión es el Cuerpo y la Sangre de Cristo, dados a su pueblo y recibidos por fe.

P. ¿Cuáles son los beneficios que recibimos en la Cena del Señor?
R. Los beneficios que recibimos son el perdón de nuestros pecados, el fortalecimiento de nuestra unión con Cristo y de unos con otros, y las primicias del banquete celestial que es nuestro alimento en la vida eterna.

P. ¿Qué se requiere de nosotros cuando venimos a la Eucaristía ?
R. Se requiere que examinemos nuestras vidas, nos arrepintamos de nuestros pecados y estemos en amor y caridad con todos.

Arriba

Otros Ritos Sacramentales

P. ¿Cuáles otros ritos sacramentales evolucionaron en la Iglesia bajo la dirección del Espíritu Santo?
R. Los otros ritos sacramentales que evolucionaron en la Iglesia incluyen la confirmación, la ordenación, el santo matrimonio, la reconciliación de un penitente y la unción.

P. ¿En qué difieren éstos de los dos sacramentos del Evangelio ?
R. Aunque son medios de gracia, no son necesarios para todas las personas de la manera que lo son el Bautismo y la Eucaristía.

P. ¿Qué es la Confirmación?
R. La Confirmación es el rito en el cual expresamos juiciosamente nuestra entrega a Cristo y recibimos fortaleza del Espíritu Santo, mediante la oración y la imposición de manos de un obispo.

P. ¿Qué se requiere a los que van a ser confirmados?
R. Se requiere de los que van a ser confirmados que hayan sido bautizados y suficientemente instruidos en la Fe cristiana, que estén arrepentidos y dispuestos a afirmar su confesión de Jesucristo como Señor y Salvador.

P. ¿Qué es la Ordenación?
R. La Ordenación es el rito por el cual Dios confiere la autoridad y la gracia del Espíritu Santo a los que son hechos obispos, presbíteros y diáconos, mediante la oración y la imposición de manos de los obispos.

P. ¿Qué es el Santo Matrimonio?
R. El Santo Matrimonio es el enlace cristiano, en el cual una mujer y un hombre entran en una unión de por vida, hacen sus votos ante Dios y la Iglesia, y reciben la gracia y bendición de Dios para ayudarles a cumplir sus votos.

P. ¿Qué es la Reconciliación de un Penitente?
R. La Reconciliación de un Penitente, o Penitencia, es el rito por el cual los que se arrepienten de sus pecados pueden confesarlos a Dios en presencia de un sacerdote, y recibir la seguridad del perdón y la gracia de la absolución.

P. ¿Qué es la Unción de los Enfermos?
R. La Unción es el rito de ungir a los enfermos con óleo, o de imponerles las manos, por medio del cual la gracia de Dios les es dada para sanidad de espíritu, mente y cuerpo.

P. ¿Se limita la actividad de Dios a estos ritos?
R. Dios no se limita a estos ritos; son ejemplos de las incontables maneras en que Dios emplea cosas materiales para llegar a nosotros.

P. ¿Cómo se relacionan los sacramentos con nuestra esperanza cristiana?
R. Los sacramentos sustentan nuestra esperanza en esta vida y anticipan su cumplimiento en el futuro.

Arriba

La Esperanza Cristiana

P. ¿Qué es la esperanza cristiana?
R. La esperanza cristiana es vivir confiados en novedad y plenitud de vida, y aguardar la venida de Cristo en gloria, y el cumplimiento de los propósitos de Dios para el mundo.

P. ¿Qué entendemos por la venida de Cristo en gloria?
R. Por la venida de Cristo en gloria entendemos que él volverá, no en debilidad sino en poder, y que renovará todas las cosas.

P. ¿Qué entendemos por cielo e infierno?
R. Por cielo, entendemos la vida eterna en nuestro gozo con Dios; por infierno, entendemos la muerte eterna en nuestro rechazo de Dios.

P. ¿Por qué oramos por los difuntos?
R. Oramos por los difuntos porque les seguimos amando, y porque confiamos que, en la presencia de Dios, aquéllos que han querido servirle, crecerán en su amor, hasta contemplarle tal y como es.

P. ¿Qué entendemos por juicio final?
R. Entendemos que Cristo vendrá en gloria para juzgar a vivos y muertos.

P. ¿Qué entendemos por la resurrección del cuerpo?
R. Entendemos que Dios nos resucitará de la muerte, en la plenitud de nuestro ser, para que vivamos con Cristo en la comunión de los santos.

P. ¿Qué es la comunión de los santos?
R. La comunión de los santos es toda la familia de
Dios, vivos y muertos, los que amamos y los que ofendemos, unidos en Cristo por los sacramentos, la oración y la alabanza.

P. ¿Qué entendemos por vida eterna?
R. Por vida eterna entendemos una nueva existencia en la que somos unidos con todo el pueblo de Dios, en el gozo de conocer y amar plenamente a Dios y unos a otros.

P. ¿Cuál es nuestra seguridad como cristianos?
R. Nuestra seguridad como cristianos es que nada, ni aun la muerte, podrá separarnos del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro. Amén.

Arriba

Nuestro Culto

Nos unimos en el culto, reconociendo la santidad de Dios, para escuchar Su Palabra, ofrecer nuestras oraciones y celebrar la presencia de Dios entre nosotros.

Todos son bienvenidos a participar de nuestro culto, porque es en el culto que vivimos nuestra vida comunitaria como una familia cristiana.

La escritura es el fundamento de nuestro culto. El oficio siguen un orden que se encuentra en nuestro libro de adoración que se llama el Libro de Oración Común, dos tercios del cual son tomados de la Biblia. Cada oficio religioso incluye la lectura de las Sagradas Escrituras, tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento. Muchas de nuestras oraciones e himnos están compuestos con palabras de las Escrituras.

El libro de Oración Común incluye una variedad de oraciones antiguas y modernas y oficios religiosos para las ocasiones en que toda la comunidad se reúne, o para uso individual. El libro de Oración Común le permite a cada uno participar, recordándonos que cada persona es una parte importante de la experiencia del culto, ya sea el oficio una celebración o una ocasión solemne. Es realmente un manual para la vida cristiana diaria.

La música, tanto tradicional como contemporánea, es parte integral de la vinculación de nuestras oraciones con la Escritura.

Celebrando la presencia de Dios.

En nuestro oficio de culto, celebramos la presencia de Dios con nosotros a través del agua, el pan y el vino.

Nuestro Señor Jesucristo nos dice que a través del agua nos unimos a Dios. Nosotros le llamammos a este rito Bautismo. La Iglesia Episcopal cree que a través del bautismo en cualquier denominación cristiana, nos convertimos en hermanos y hermanas de la familia de Dios.

Jesús compartió el pan y el vino con sus primeros discipulos y está con nosotros hoy en la comida de la familia que llamamos Santa Comunión. A través de ella recibimos el perdón de nuestros pecados y fortalecemos nuestra unión con Dios y de los unos con los otros, al tiempo que recordamos la vida, muerte y resurrección de Cristo. Cualquier persona bautizada es bienvenida y alentada a compartir esta comida.